jueves, 27 de octubre de 2011

Apollinaire en el poema de Horacio Salas








“APOLLINAIRE EN PÈRE LACHAISE”

Cuánto habrá llovido desde entonces
y todo por culpa de una gripe / las mujeres
que lo amaron ya todas están muertas de muerte natural
y él por la gripe española / de cualquier forma
no hubiera llegado al fin de siglo
con sus desbordes torrenciales
y sus incendios que pueden fotografiarse por satélite
y sin embargo
los poemas se quedaron
con la venda en la frente y el uniforme azul
No conviene acumular las horas en silencio
es preciso sacar a caminar a los poemas antes
de que un golpe de aire se lleve a los poetas
caso contrario sólo queda un retrato
puras monografías / puros estudios críticos
hubiera preferido la piel / el trazo de un ombligo
las pupilas
el olor del café de la mañana
y su tibieza.

Horacio Salas
De su poemario “Dar de nuevo”, Buenos Aires, Nuevohacer, 2003, p. 31

_____________________________________________

Apollinaire en el poema de Horacio Salas


por Cristina Berbari

París, 13 de noviembre de 1918. Cementerio de Père Lachaise.
Dos días después del armisticio, mientras en las calles celebran el fin de la Gran Guerra, es inhumado Guillaume Apollinaire. El poeta, de treinta y ocho años, ha muerto el día nueve a las 17 horas. Una más entre las víctimas de gripe española que asola a esa ciudad y al mundo. Un poema concreto, uno de sus caligramas en forma de corazón, sirve como epitafio sobre su tumba: “Mon cœur pareil à une flamme renversée”. En la cabecera se yergue —¿fálico?— un monolito donde se han grabado el nombre y las dos fechas:
Guillaume Apollinaire de Kostrowitzky. 26 –agosto- 1880. 9 –noviembre-1918.
* * *

A fines del siglo XX, el poeta argentino Horacio Salas dice: Cuánto habrá llovido desde entonces / […] las mujeres / que lo amaron ya todas están muertas de muerte natural

Maril Dubois (Mareye), hija de un cafetero, que Guillaume conoce en 1899 al pasar el verano con su medio hermano en la aldea valona de Stavelot, en Bélgica.
________
Linda Molina, de diecisiete años, hermana de un compañero, a la que conoce en 1901, y se esfuerza por conquistar, sin éxito.
______
Annie Playden, joven inglesa, gobernanta en lo de la Vizcondesa de Milhau, en Alemania. Entre 1901 y 1902 Guillaume es preceptor en la misma casa; se enamora de ella, que constantemente lo rechaza. Al finalizar el contrato la sigue a Londres, le propone casamiento, pero nuevamente es rechazado, aunque siguen manteniendo correspondencia por algún tiempo. Pero en 1905 Annie, para huir de Kostro ( como entonces lo llaman), se marcha a América.
______
Marie Laurencin (París, 31 de octubre 1883- 8 de junio de 1956)) pintora y grabadora. Sus primeros versos los publicó con el seudónimo de Louise Lalanne. Expone por primera vez en 1907 en el Salón de los Independientes. Ese año, Picasso la presente a Apollinaire, quien escibe sobre el arte de Laurencia: "danza como Salomé entre el (arte) de Picasso, nuevo Bautista que lava las artes en un bautismo de luz, y el de Rousseau, Herodes sentimental, anciano suntuoso y pueril, a quien el amor llevó hasta los confines del intelectualismo". La joven frecuenta el Bateau-lavoir, cuna del cubismo, aunque sin someterse a ese movimiento. Esto se aprecia en las amplias composiciones en que pinta la figura de Apollinaire junto a sus amigos, con cierta moderación y una estilización de los cuerpos y rostros que será su modalidad futura. Con Apollinaire mantiene una relación tan apasionada como tumultuosa que durará hasta 1912. Ambos quedarán "retratados" por el aduanero Rousseau en "un cuadro muy verde": "La Musa inspirando al poeta" de 1909 (segunda versión).
______

Louise de Coligny (nacida Genoveva-Margarita-María Luisa de Pillot de Coligny-Châtillon) a la que llama Lou. En diciembre de 1914, Guillaume se enamora de ella pero es rechazado. Al enrolarse como voluntario para la guerra se reúnen en Nimes. En enero de 1915 ella regresa a Niza, abandonándolo. Tanto insiste en verla que el 27 y 28 se encuentran por última vez en Marsella. Louise, descendiente de la noble familia de “Coligny”, había nacido el 30 de julio de 1881 y muere en 1963. Es una de las primeras aviadoras. El dibujante André Rouveyre la describe como “espiritual, desenvuelta, frívola, impetuosa, pueril, sensible, huidiza y nerviosa”. Apollinaire dice que es elegante e intrigante, “traviesa y lánguida a la vez” con sus “grandes y bellos ojos de cierva”. Le dedica Sombras de mi amor y Poemas a Lou que se publicarán en 1947 y 1955, respectivamente. Y Cartas a Lou, en 1969.
______

Madeleine Pagès, joven francesa residente en Orán (Argelia) a quien Guillaume conoce en un tren el 2 de enero de 1915 en el viaje de Niza a Marsella. El epistolario de sus relaciones está aprovisionado por las fotos que Madeleine le envía al poeta. El mismo Apollinaire se convierte en fotógrafo de Madeleine en su poema Fotografía (octubre 13 de 1915), de imagen simbolista curiosamente velada. Pero la versión definitiva publicada en Caligramas en 1918, finalizado el romance, es completamente distinta en la estructura y más cubista que simbolista en su espíritu: Tu sonrisa me atrae como Me atraería una florFotografía tú eres el hongo oscuroDe la selva Que es su belleza Los blancos ahí están Claro de lunaEn un jardín pacífico Lleno de aguas vivas y de jardineros endiablados Fotografía tú eres el humo del ardorQue es su bellezaY hay en tiFotografíaLánguidos tonos Donde se oyeUna melopea Fotografía tú eres la sombra Del Sol Que es su belleza.
Apollinaire la pide en matrimonio. Pero al año siguiente, el 17 de marzo de 1916, es herido en la sien derecha por un estallido de obús. Es operado. En mayo le telegrafía a su novia que la trepanación había sido un éxito. Pero luego renuncia a su proyecto de matrimonio. Las cartas a Madeleine reunidas en Suena como el recuerdo se han de publicar recién en 1952. En 2005 aparece una edición revisada y aumentada.
______

Jeanne-Yves Blanc, joven poetisa de Montpellier. En agosto de 1915 hay un intercambio de cartas entre ellos. Le dedica un poema La marraine de guerre ( a Y. B.)
______

Jacqueline Kolb (1891-1967), a la que llama Ruby, es la linda pelirroja del último poema de Caligramas. El 2 de mayo de 1918 se casa con la rusa, siendo los testigos Picasso y Vollard. El poema dice:

Heme aquí ante todos un hombre de buen sentido
Que conoce la vida y de la muerte lo que un ser vivo puede conocer
Que ha experimentado los dolores y las alegrías del amor
Que supo a veces imponer sus ideas
Que conoce muchos lenguajes
Que no ha viajado poco
Que ha visto la guerra en la Artillería y en la Infantería
Herido en la cabeza trepanado bajo el cloroformo
Que perdió sus mejores amigos en la espantosa lucha
Sé de lo antiguo y de lo nuevo tanto como un solo hombre puede saber de ambos
Y sin inquietarme hoy por esta guerra
Entre nosotros y para nosotros amigos míos
Juzgo esta larga querella entre la tradición y la invención
Entre el Orden y la Aventura
Vosotros cuya boca está hecha a imagen de la de Dios
Boca que es el orden mismo
Sed indulgentes cuando nos comparéis
Con aquellos que fueron la perfección del orden
Nosotros que buscamos por todas partes la aventura [...]
Aquí llega el verano la violenta estación
Y mi juventud murió como la primavera
Oh sol es el tiempo de la Razón ardiente
Y yo espero
Para seguirla siempre la forma noble y dulce
Que toma para que a ella solamente la ame
Ella llega y me atrae como a un hierro el imán
Tiene el aspecto encantador
De una adorable pelirroja
Sus cabellos son de oro que diría
Un bello relámpago que dura
O esas llamas que se pavonean
En las rosas té que se marchita
Pero reíd reíd de mí
Hombres de todas partes sobre todo los de aquí
Porque hay tantas cosas que no me atrevo a deciros
Tantas cosas que no me dejaríais decir
Tened piedad de mí.

Y reflexiona el poeta Horacio Salas: ya todas están muertas de muerte natural /y él por la gripe española
También conocida como Epidemia de gripe de 1918, la Gran pandemia de gripe, La Pesadilla, La Gran gripe, La Cucaracha y La madre patria, fue una pandemia de inusitada gravedad, causada por un brote de Influenzavirus A del subtipo H1N1 que mató entre 50 y 100 millones de personas en todo el mundo en 1918 y 1919. Se cree que ha sido una de las más letales pandemias en la historia de la humanidad. Muchas de sus víctimas fueron adultos y jóvenes saludables, a diferencia de otras epidemias de gripe que afectan a niños, ancianos o personas debilitadas. La enfermedad se observó por primera vez en Fort Riley, Kansas, Estados Unidos el 11 de marzo de 1918. Un investigador asegura que la enfermedad apareció en el Condado de Haskell, Kansas en enero de 1918. Los aliados de la Primera Guerra Mundial la llamaron Gripe española porque la pandemia recibió una mayor atención de la prensa en España que en el resto del mundo, ya que España se mantuvo neutral en la guerra y por tanto no censuró la información sobre la enfermedad. Los científicos han empleado muestras de tejido de víctimas congeladas para reproducir el virus para su estudio. Una de las conclusiones de la investigación fue que el virus mata a causa de una tormenta de citocinas, lo que explica su naturaleza extremadamente grave y el perfil de edad de las víctimas.
La gripe A (H1N1) surgida actualmente, es una pandemia causada por una variante del Influenzavirus A de origen porcino (subtipo H1N1), reconocido oficialmente por la Organización Mundial de la Salud como Virus H1N1/09 pandémico. Esta nueva cepa viral es conocida como gripe porcina (nombre dado inicialmente), gripe norteamericana (propuesto por la Organización Mundial de la Salud Animal) y nueva gripè (propuesto por la Unión Europea), nombres que han sido objeto de diversas controversias. El 30 de abril de 2009 la OMS decide denominarla gripe A (H1N1). A comienzos de marzo de 2009, esta gripe afectó al 60% de los residentes de La Gloria, Veracruz, México. Ciudad localizada cerca de una granja de cerdos que cría anualmente alrededor de un millón de animales. El propietario declara que no se han encontrado signos clínicos o síntomas de presencia de la gripe porcina en los animales ni en sus empleados, y que la compañía administra rutinariamente la vacuna contra el Influenzavirus a su piara, además de la realización de los análisis mensuales de rutina. El 21 de abril, los centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU dan la voz de alarma a los medios acerca de dos casos aislados de una nueva gripe porcina. Se trata de dos niños residentes en los Estados Unidos (en California y en San Diego) que enferman el 28 y 30 de marzo respectivamente, no habiendo tenido ningún contacto con cerdos ni antecedentes de haber viajado a México. Algunos casos en ese país y los EEUU son identificados por la OMS como una nueva cepa del H1N1. Al mes se extiende por varios estados de México, EEUU y Canadá, para exportarse a partir de entonces, apareciendo numerosos casos en otros países de pacientes que regresan de aquellos. Se constatan unos pocos casos de contagios indirectos en España, Alemania, Corea del Sur y Reino Unido. El H1N1 ha mutado en diversos subtipos que incluyen la gripe española (extinta en la vida silvestre), la gripe porcina, la gripe aviar y la gripe bovina. La cepa mantiene su circulación después de haber sido reintroducida en la población humana en los años 1970.Cuando el virólogo estadounidense Jeffery Taubenberger compara el virus de 1918 con el actual, descubre que únicamente hubo alteraciones en sólo 25 a 30 aminoácidos de los 4.400 que componen el virus. Estos ligeros cambios pueden convertir al virus en una enfermedad transmisible de persona a persona. La Organización Mundial de la Salud ha registrado al menos 7.826 fallecimientos y más de 622.482 infectados por el virus de la gripe A/H1N1 en todo el mundo desde que activa la alerta sanitaria por riesgo de pandemia el pasado mes de abril, según anuncia este organismo internacional en su último informe publicado con datos actualizados hasta el 22 de noviembre.
______
[...] y todo por culpa de una gripe, enfatiza el poema; y mediante el absurdo y el humor responde: de cualquier forma / no hubiera llegado al fin de siglo (a menos de tener una larga vida, algo así como unos ciento veinte años) y aclara: con sus desbordes torrenciales y sus incendios que pueden fotografiarse por satélite. Acá confluyen pasado y presente y esa visión cíclica del tiempo que se da permanentemente en la poesía del poeta argentino y también en el devenir del mundo.
Pero, a pesar del tiempo ¿qué es lo que ha sobrevivido? Los poemas se quedaron con la venda en la frente y el uniforme azul . La imagen del convaleciente Apollinaire siempre es asociada a su obra. Y Salas les pide a los poetas que den rienda suelta a su creación, a sus escritos, que salgan a leerlos. Lo importante son los poemas, que están vivos, siguen vivos y adquieren nuevas fuerzas aun con la muerte del poeta. De otra manera solamente quedan las fotos, los retratos, en cierto modo inánimes. O sólo estudios críticos y monografías sobre la obra, en cierta manera “cosas muertas”. Él prefiere lo vivo. Lo real. Y lo que crea otra realidad: el poema. Y tal vez, sí, preferiría algo físicamente palpable, como la piel, el trazo de un ombligo, las pupilas. Esas cosas, sí. Y aquello que impacta a los sentidos: el olor del café de la mañana. Y lo que de ese olor impacta al sentimiento y nos cobija: su tibieza. Y ante todo, vívida, la vida.
Escritas por Apollinaire, el propio Salas podría suscribir estas palabras: “En lo atinente a la puntuación, la he suprimido porque me ha parecido inútil; y lo es, sin duda, ya que el ritmo y hasta la cesura de los versos constituyen la verdadera puntuación. No veo necesidad de otra.”


Buenos Aires, noviembre de 2009
________________________________________________________

lunes, 3 de octubre de 2011

Poemas de Guillaume Apollinaire






El poema La Casa de los muertos, del libro Alcoholes, comparte y revive el espíritu y la plasticidad humorística de la serie las “calaveras” del dibujante y grabador mexicano José Guadalupe Posada (1852-1913); en especial el titulado “Gran fandango y francachela de todas las calaveras” y también la famosa “Catrina”.




LA CASA DE LOS MUERTOS

Tendida junto al cementerio
La casa de los muertos lo enmarcaba como un claustro
Dentro de sus vitrinas
Semejantes a las de las casas de modas
En lugar de sonreír de pie
Los maniquíes gesticulaban para la eternidad

Llegado a Munich hace quince o veinte días
Había entrado por primera vez y por azar
En ese cementerio casi desierto
Y castañeteaba los dientes
Frente a roda esa burguesía
Expuesta y vestida lo mejor posible
Esperando la tumba

De pronto
Veloz como mi memoria
Los ojos volvieron a encenderse
De celda de vidrio en celda de vidrio
El cielo se pobló con un Apocalipsis
Vivaz
Y la tierra chata hasta el infinito
Como antes de Galileo
Se cubrió de mil mitologías inmóviles
Un ángel con diamante quebró toda vitrina
Y los muertos me rodearon
Con caras del otro mundo

Pero sus rostros y actitudes
Pronto se hicieron menos fúnebres
Cielo y tierra perdieron
Su aspecto de fantasmas

Los muertos se alegraban
De ver sus cuerpos fallecidos entre ellos y la luz
Reían de su sombra y la observaban
Como si verdaderamente
Hubiera sido su pasada vida

Entonces los conté
Eran cuarenta y nueve hombres
Mujeres y niños
Que embellecían a ojos vistas
Y se miraban ahora
Con tanta cordialidad
Hasta tanta ternura
Que sintiéndome amigo
De golpe
Los invité a un paseo
Lejos de las arcadas de su casa

Y del brazo todos
Tarareando aires militares
Si todos sus pecados se han absuelto

Dejamos el cementerio
Atravesamos la ciudad
Y a menudo encontramos
Padres amigos que se unían
A la pequeña tropa de los muertos recientes
Estaban todos tan alegres
Tan agradables tan saludables
Que hubiera sido bien despierto
Quien distinguiera muertos de vivos

En el campo después
Nos esparcimos
Se nos unieron dos soldados
Los festejamos
Cortaron madera de viburno
Y de saúco
Con la que hacer silbatos
Que distribuyeron a los niños

Más tarde en un baile campestre
Las parejas mano en el hombro
Bailaron al son agrio de las cítaras

No habían olvidado el baile
Esos muertos y esas muertas
Se bebían también
Y de un tiempo a otro una campana
Anunciaba que un nuevo barril
Iba a ser abierto

Una muerta sentada en un banco
Cerca de un matorral de agracejo
Dejaba a un estudiante
De rodillas a sus pies
Hablarle de esponsales

Yo la voy a esperar
Diez o veinte años si fuera necesario
Su voluntad será mía
Yo lo voy a esperar
Toda su vida
Respondía la muerta

Los niños
De este mundo o del otro
Cantaban de esas rondas
Con palabras absurdas y líricas
Que son sin duda restos
De los más antiguos monumentos poéticos
De la humanidad

Puso un anillo el estudiante
En el dedo de la joven muerta
He aquí la prenda de mi amor
De nuestros esponsales
Ni el tiempo ni la ausencia
Nos harán olvidar nuestras promesas
Y un día tendremos una hermosa boda
Ramas de mirto
En nuestra ropa y en su pelo
Un sermón bello en la iglesia
Largos discursos tras la cena
Y música
Música

Nuestros hijos
Dijo la novia
Serán más bellos aun más bellos
¡Ay! El anillo se ha roto
Que si fueran de oro o plata
De esmeralda o diamante
Serán más claros aun más claros
Que los astros del firmamento
Que la luz de la aurora
Que vuestros ojos novio mío
Tendrán mejor olor aún
¡Ay! El anillo se ha roto
Que las lilas que acaban de brotar
Que el tomillo la rosa o que una brizna
De lavanda o romero

Se habían ido los músicos
Seguimos el paseo

A la orilla de un lago
Nos divertimos haciendo rebotar
Piedras chatas
Sobre el agua que apenas se movía

Unas barcas estaban amarradas
En un abra
Las soltamos
Después que todo el grupo hubo embarcado
Y remaban los muertos
Con tanto vigor como los vivos
Al frente de mi lancha
Hablaba un muerto a una joven
Vestida con un traje amarillo
Con un corpiño negro
Con cintas azules y un sombrero gris
Adornado con una sola plumita lacia

La amo
Le decía
Como ama el pichón a la paloma
Como el insecto nocturno
Ama la luz

Ya es tarde
Respondía la viva
Rechace rechace este prohibido amor
Estoy casada
Vea el anillo que brilla
Mis manos tiemblan
Lloro y quiero morir

Las barcas ya llegaron
A un sitio en que sabían
Los soldados que un eco respondía en la orilla
No se cansaban de inquirirles
Hubo preguntas tan extravagantes
Y tantas respuestas a propósito
Que era morir de risa
Y decía a la viva el muerto

Seremos tan felices juntos
El agua se cerrará sobre nosotros
Pero llora y sus manos tiemblan
Ninguno de nosotros volverá

Se volvió a tierra y regresamos
Los enamorados se entreamaban
Y por parejas de lindas bocas
Marchaban a distancias desiguales
Los muertos eligieron a las vivas
Y las vivas
Los muertos
A veces un enebro
Parecía un fantasma

Los niños hendían el aire
Soplando hundidas las mejillas
En sus silbatos de viburno
O de saúco
Mientras los militares
Cantaban tiroleses
Respondiéndose como hacen
En la montaña

En la ciudad
Nuestra tropa disminuyó poco a poco
Se decían
Hasta luego
Hasta mañana
Hasta pronto
Muchos entraban en las cervecerías
Algunos nos dejaron
Frente a una carnicería canina
Para comprar la comida de la noche

Pronto me quedé solo con los muertos
Que se iban derecho
Al cementerio
En donde
Bajo las Arcadas
Los reconocí
Acostados
Inmóviles
Y bien vestidos
Esperando la tumba detrás de las vitrinas

No tenían dudas
De lo que había pasado
Pero los vivos guardaban el recuerdo
Era una dicha inesperada
Y tan cierta
Que no temían perderla en absoluto



Vivían tan noblemente
Que los que aún en la víspera
Los veían como a iguales
O algo menos aún
Admiraban ahora
Su poder su riqueza y su genio
Porque no hay nada que os enseñe
Como haber amado un muerto o una muerta
Uno se hace tan puro que se llega
En el glaciar de la memoria
Con el recuerdo a confundirse
Se fortifica de por vida
Y a nadie más se necesita

_______________



Los indelebles versos de Zona (en Alcoholes) a la vez que estampan la autobiografía del poeta, donde alterna la primera y segunda persona, son un lúcido testimonio de la época.




ZONA

Finalmente está cansado de este mundo antiguo

Pastora oh torre Eiffel el rebaño de los puentes bala esta mañana

Estás harto de vivir en la antigüedad griega y romana

Aquí hasta los automóviles parecen antiguos
Sólo la religión sigue siendo nueva la religión
Sigue siendo simple como los hangares de Port-Aviation
Sólo tú no eres antiguo en Europa oh Cristianismo
El europeo más moderno es usted Papa Pío X
Y tú a quien observan las ventanas la vergüenza te impide
Entrar en una iglesia y confesarte esta mañana
Lees los prospectos los catálogos los afiches que cantan en voz alta
He aquí la poesía esta mañana y para la prosa están los diarios
Están las revistas a 25 centavos repletas de aventuras policiales
Retratos de grandes hombres y mil títulos diferentes

He visto esta mañana una linda calle cuyo nombre olvidé
Nueva y limpia de sol ella era el clarín
Los directores los obreros y las bellas taquidactilógrafas
Del lunes por la mañana al sábado por la tarde cuatro veces al día pasan por allí
De mañana tres veces gime la sirena
Una campana rabiosa ladra allí al mediodía
Las inscripciones de los letreros y de las paredes
Las chapas los anuncios chillan como los loros
Amo la gracia de esta calle industrial
Situada en París entre la calle Aumont-Thiéville y la avenida des Ternes

He aquí la calle joven y aún no eres más que un niño
Tu madre no te viste más que de azul y blanco
Eres muy piadoso y con el más antiguo de tus camaradas René Dalize
De nada gustáis tanto como las pompas de la iglesia

Son las nueve ya bajaron el gas muy azul salís del dormitorio a escondidas
Rezáis toda la noche en la capilla del colegio
Mientras que eterna y adorable profundidad amatista
Gira para siempre la resplandeciente gloria de Cristo
Es el bello lirio que todos cultivamos
Es la antorcha de cabellos rojos que no apaga el viento
Es el hijo pálido y bermejo de la dolorosa madre
Es el árbol siempre frondoso de todas las plegarias
Es la doble horca del honor y de la eternidad
Es la estrella de seis puntas
Es Dios que muere el viernes y resucita el domingo
Es Cristo que sube al cielo mejor que los aviadores
Suyo es el récord mundial de altura

Pupila Cristo del ojo
Vigésima pupila de los siglos sabe cómo hacerlo
Y convertido en pájaro este siglo como Jesús sube en el aire
Los diablos en los abismos levantan la cabeza para mirarlo
Dicen que imita a Simón el Mago en Judea
Gritan que si sabe volar que lo llamen ladrón
Los ángeles revolotean alrededor del bello volatinero
Ícaro Enoch Elías Apolonio de Tiana
Flotan alrededor del primer aeroplano
Apartándose a veces para dejar pasar a quienes llevan la Santa Eucaristía
Esos curas que suben eternamente elevando la hostia
El avión se posa al fin sin replegar las alas
El cielo se llena entonces de millones de golondrinas
A todo vuelo vienen los cuervos los halcones los búhos
De África llegan los ibis los flamencos los marabúes
El ave Rock celebrada por narradores y poetas
Se cierne sosteniendo en las garras el cráneo de Adán la primera cabeza
El águila cae del horizonte profiriendo un gran grito
Y de América viene el pequeño colibrí
De China llegan los pihís largos y ágiles
Que no tienen más que una única ala y vuelan en parejas
Y después he aquí a la paloma espíritu inmaculado
Escoltada por el pájaro-lira y el pavo real ocelado
El fénix esa hoguera que a sí misma se engendra
Cubre todo un instante con su ardiente ceniza
Las sirenas dejando los peligrosos estrechos
Llegan cantando bellamente las tres
Y todos águila fénix y pihís de la China
Fraternizan con la máquina voladora

Ahora caminas por París completamente solo entre la muchedumbre
Rebaños de ómnibus mugientes ruedan cerca de ti
La angustia del amor te aprieta la garganta
Como si no debieras nunca más ser amado
Si vivieras en la antigüedad entrarías a un monasterio
Tenéis vergüenza cuando os sorprendéis rezando
Haces mofa de ti y como el fuego del infierno tu risa chisporrotea
Las chispas de tu risa doran el fondo de tu vida
Es un cuadro colgado en un museo sombrío
Y algunas veces vas a mirarlo de cerca

Hoy andas por París las mujeres están ensangrentadas
Era y quisiera no acordarme era en el ocaso de la belleza

Rodeada de llamas fervientes Nuestra Señora me miró en Chartres
La sangre de vuestro Sagrado Corazón me inundó en Montmartre
Estoy enfermo de oír las palabras bienaventuradas
El amor que padezco es una enfermedad vergonzosa
Y la imagen que te posee te hace sobrevivir en el insomnio y en la angustia
Siempre está cerca tuyo esa imagen que pasa

Ahora estás al borde del Mediterráneo
Bajo los limoneros que dan flor todo el año
Con tus amigos te paseas en barca
Uno es nizardo hay un mentoniano y dos de Turbia
Miramos con espanto los pulpos de la profundidades
Y entre las algas nacen los peces imágenes del Salvador

Estás en el jardín de una posada en las cercanías de Praga
Te sientes muy feliz hay una rosa en la mesa
Y observas en lugar de escribir tu cuento en prosa
La cetonia que duerme en el corazón de la rosa

Con espanto te ves dibujado en las ágatas de San Vito
Estabas mortalmente triste el día en que te viste allí
Te pareces a Lázaro enloquecido por la luz
Las agujas del reloj del barrio judío andan al revés
Y tú también retrocedes en la vida lentamente
Subiendo al Hradchin y de noche escuchando
En las tabernas cantar canciones checas

Aquí estás en Marsella en medio de las sandías

Aquí estás en Coblenza en el hotel del Gigante

Aquí estás en Roma bajo un níspero del Japón

Aquí estás en Ámsterdam con una muchacha que hallas bella siendo fea
Ella debe casarse con un estudiante de Leyden
Allí alquilan cuartos en latín Cubicula locanda
Me acuerdo de eso allí pasé tres días y otros tantos en Gouda

Estás en París ante el juez de instrucción
Como un criminal fuiste arrestado

Has hecho dolorosos y alegres viajes
Antes de percibir la mentira y la edad
Sufriste por amor a los veinte y a los treinta años
He vivido como un loco y he perdido mi tiempo
Ya no te atreves a mirar tus manos y continuamente quisiera sollozar
Por ti por la que amo por cuanto te espantó

Miras con ojos llenos de lágrimas a esos pobres emigrantes
Creen en Dios rezan las mujeres amamantan a los niños
Llenan con su olor el hall de la estación Saint-Lazare
Tienen fe en su estrella como los reyes magos
Esperan ganar dinero en la Argentina
Y volver a su país después de haber hecho fortuna
Una familia transporta un edredón rojo como vosotros transportáis al corazón
Ese edredón y nuestros sueños son también irreales
Algunos de esos emigrantes se quejan y se alojan
En cuchitriles de la calle des Rosiers o de la calle des Ecouffes
Los he visto a menudo de tarde tomando aire en la calle
Y se desplazan raramente como las piezas de ajedrez
Hay sobre todo judíos sus mujeres usan peluca
Se quedan sentadas exangües en el fondo de las tiendas
Estás de pie ante el estaño de un bar crapuloso
Tomas un café de dos centavos entre los infelices

Estás de noche en un gran restaurante

Esas mujeres no son malas tienen problemas sin embargo
Todas aun la más fea han hecho sufrir a su amante

Ella es la hija de un sargento urbano de Jersey

Sus manos que no había visto están duras y agrietadas

Tengo una inmensa piedad por las costuras de su vientre
Humillo ahora mi boca ante una pobre muchacha de risa horrible

Estás solo va a llegar la mañana
Los lecheros hacen sonar sus tarros en las calles

La noche se aleja como una bella mestiza
Es Ferdine la falsa o Léa la solícita

Y bebes este alcohol ardiente como tu vida
Tu vida que te bebes como un aguardiente

Caminas hacia Auteuil quieres ir a pie a casa
Dormir entre tus fetiches de Oceanía y de Guinea
Son Cristos de otra forma y de otra creencia
Son los Cristos inferiores de las oscuras esperanzas

Adiós Adiós

Sol cuello cortado




(Traducción de Rodolfo Alonso)

__________________________________________________________________